Master Class Drip Cakes

Sumérgete en el fascinante mundo de la repostería y desbloquea los secretos detrás de las creaciones más elegantes y distinguidas. Te guiaremos paso a paso a través de las técnicas y consejos para lograr un acabado perfecto con ese característico efecto de ‘dripping’ que hace que cualquier pastel se convierta en una obra maestra. Desde la elección de colores y sabores hasta la aplicación precisa del glaseado, te mostraremos cómo transformar tus pasteles en impresionantes obras de arte comestibles. Ya seas un aficionado a la repostería o un pastelero experimentado, este video te inspirará a crear pasteles que cautiven a todos los sentidos. Prepárate para sumergirte en un mundo de creatividad y sabor. ¡No te pierdas este viaje decorativo único!”

I

Intrucciones:

En una cacerola, calienta la leche a fuego medio hasta que comience a hervir. Si estás utilizando una vaina de vainilla, córtala por la mitad y raspa las semillas con la punta de un cuchillo. Agrega las semillas y la vaina a la leche, o agrega el extracto de vainilla. Retira la cacerola del fuego y deja que la vainilla infunda la leche durante unos minutos. Luego, retira la vaina de vainilla si la utilizaste.

 En un bol, bate las yemas de huevo y el azúcar hasta que la mezcla se vuelva más clara y espese ligeramente.

 Agrega la harina tamizada a las yemas y mezcla hasta obtener una mezcla suave y sin grumos.

 Vierte una pequeña cantidad de la leche caliente en la mezcla de yemas mientras revuelves constantemente. Esto ayuda a temperar las yemas para evitar que se cocinen demasiado rápido.

 Vierte la mezcla de yemas en la cacerola con la leche restante y coloca la cacerola nuevamente a fuego medio-bajo.

 Cocina la mezcla, revolviendo constantemente con una cuchara de madera o una espátula, hasta que espese y alcance la consistencia deseada. Esto tomará aproximadamente de 5 a 7 minutos.

 Una vez que la crema ha espesado, retira la cacerola del fuego y pasa la crema por un tamiz fino para asegurarte de que no queden grumos y que tenga una textura suave.

Transfiere la crema pastelera a un bol limpio y cúbrelo con papel film, asegurando que el papel esté en contacto directo con la superficie de la crema para evitar que se forme una película en la parte superior.

 Deja enfriar la crema pastelera a temperatura ambiente y luego refrigérala durante al menos 2 horas antes de usarla en tus creaciones.

 

Scroll to Top